viernes, 29 de agosto de 2014

DiariosdeViaje: Nara

Nara es la primer capital de Japón. Después pasó a ser Kyoto, después Tokyo. Pero hoy me interesa Nara, porque lo más lindo que tienen las cosas compradas afuera es que cuando las usás te viene a la cabeza el momento en que la compraste, cómo, dónde, por qué (o al menos eso me pasa a mi y a mi memoria de elefante); y en el caso del sweater que usé duerante el día, todo eso ocurrió ahí.


Corría la primavera del 2012 y el Sr. Marido Marce y yo estábamos de Luna de Miel en Japón. Hacía calor, estaba húmedo y yo pensé que todo el viaje sería así.
Error. A medida que nos íbamos alejando de Tokyo el clima se ponía más fresco, por lo que cuando llegamos a Nara desde Kyoto me encontré con que mi vestidito solero no era suficiente. Más aún cuando empezó a lloriznar. No tuve más remedio que meterme en un centro comercial a comprarme algo de abrigo (pobre de mi!) y helo aquí. Mi sweater verde corto, como manda el look de la japonesa promedio. También compramos un par de paraguas porque notamos que la lloriznita había llegado para quedarse.

Recorrimos el centro de la ciudad a pie. Es un centro bastante chico lleno de templos. 
Nosotros visitamos (en orden de aparición en las fotos): Toshodai-ji, Horyu-ji, Kofuku-ji y Todai-ji. (advertirán que el sufijo JI significa templo). Son algunas de las construcciones más antiguas de Japón, incluso del mundo. Pertenecen a diferentes credos: budista o sintoistas.
Nara es conocida también como la ciudad de los ciervos. Este animalito es el símbolo de la ciudad, por lo que hay decenas de ejemplares diambulando por ahí. Grandes, chicos, hembras, machos. Como si fueran los dueños (o tal vez lo son) de la ciudad. No dejen de ver en la 5ta foto las recomendaciones de la municipalidad para interactuar con ellos.

Sin embargo, lo que más me gustó de la ciudad fue el Nara-Goen, o parque de Nara. Lo notarán por la cantidad de fotos. Vendría a ser un bosque de Palermo, con ciervos y con una hermosa laguna en el centro sobre la cual fue construída una glorieta de madera.
 La visita a Nara nos sirvió para bajar los decibeles de lo que fue Tokyo. La caminata por el parque (en la que nos sacamos la primer foto de la publicación) fue uno de los momentos más sencillos y lindos del viaje.

Looks de Aldu en esta publicacion:
~ sweater verde - vestido floreado de Rapsodia - cartera de Topshop Harayuku
~ sweater verde - remera de ver - jean Levis

Buen finde para todos... y feliz día del abogado para mi y mis colegas!!