domingo, 20 de julio de 2014

Comimos: El CumpleMesito - Astor, manduque porteño

Se nos pasó volando; cuando nos quisimos dar cuenta, tenímos encima el 16 de julio y nuestro bebé cumplía un mes. Esto ocurrió el miércoles pasado, y nos tomó por sorpresa.

Vamos a hacer dos cosas: un mini-balance del mes (para que se rían de mis penurias como se rieron de la foto del baño de la publicación Solos en casa) y un relato de como tuvimos nuestro primer festejo en familia.

Balance
Niño cerdo: como todos los seres queridos del Sr. Marido, a Vicente tambíen le cabe un apodo porcino. El hermano es el cerdo de agua, yo soy cochina y el bebe... es un lechón. Los bebés en promedio crecen entre 20 y 30 gramos por día; nuestro bebé durante los primeros quince dias engordó aproximadamente 55 gramos por día y durante los segundos quince dias, 45 gramos por día (menos mal!). Así, de los 3,658kr con los que nació, hoy estamos en 4,800gr. Tengan en cuenta que después del parto bajó 200gr, que recuperó con creces.

Chau reloj: no es porque de repente me haya liberado de la tiranía de las obligaciones, de las estructuras y desee vivir una vida libre de ataduras entregandome a lo que deparen mis sentimientos...no.... es que ya no lo necesito ya que tengo un ser vivo que cada religiosas 3 horas me pide comida. Si a las 9am comió, al mediodía, aunque lo vea re re re re dormido, se va a levantar y reclamar su comida. Para después pedir cambio de pañal, luchar para no dormirse hasta dormirse, quedarse dormido una hora y media después; y a la siguiente hora y media volver a reclamar su comida. Solo me queda recordar la hora de la primer comida dle dia y listo!

Mi mejor amigo el balde: una amiga del Sr. Marido dijo "son tres mudas de ropa por día". Me pareció mucho, me pregunté por qué. Ahora lo se: se babea, regurgita, se pilla, se caga. Y todo eso MANCHA. Como no quiero dejar inutilizada la ropa al primer uso, tengo habilitado un balde en la cocina con agua enjabonada para dejar en remojo la ropita sucia -que muchas veces incluye ropa de los papis-. Se usa, se mancha, se tira en el balde. Cuando el balde se completa: todo al lavarropas.

Festejo
Lo que nosotros sabemos hacer para celebrar es comer, asi que eso hicimos. Nos pareció medio egoista porque tecnicamente el bebe no festejó con nosotros (no estaba en mis planes darle la teta mientras yo cenaba en un restaurant) pero como, siendo honestos, no hay una actividad que podamos compartir con Vicente a modo de festejo, salimos a comer igual.
Fuimos a Astor-manduque porteño, un restaurant que queda en Ciudad de la Paz 353 y al que hace mucho teníamos ganas de ir.
Tiene una carta simple que varía semana a semana. Son pocos platos, pero complejos y riquisimos.
Como entrada comi sopa de cebolla (soupe a l´oignon), vino con un toston y queso granitado. El plato principal fue ojo de bife con papas crocantes, verduras, pure de zapallo y olivas (mis amadas aceitunas). La sorpresa del plato fue que el pure tenia jugo de naranja. Se que suena raro, pero hizo la diferencia. Los invito a probar en casa.
El postre era un bizcocho de chocolate con helado de limón (amé!!) y frutos rojos; lo acompañamos con un expreso igual de rico que el resto del menú.
Hay que aclarar que se ofrecen 3 tipos de menú: uno de tres platos, de 5 platos y por último una desgustación de todos los platos del menú. También tienen una extensa carta de vinos; que nos fue ajena porque estar yo amantando y Marce siendo el conductor asignado.
Por último, la ambientación era un sueño, super sencilla pero delicada. La cocina se encontraba a la vista, con un cartelito que decia "La Cocina" y un timbre de mesa para llamar al camarero cuando el plato esta listo. Se aceptan tarjetas y la atención fue excelente por parte de todo el personal, dan muchas, muchas ganas de volver.

El último detalle del día fue el primer paseo madre-hijo en cochecito. Mamá Aldana ganó en un concurso una clase de Nail Art en el local de Alma de Jazmin de Belgrano (Cabildo 1668). Allí fuimos juntos, me acompañó toda la clase y después nos fuimos a tomar unos mates a la casa de la Tía Gi. Llegamos sanos y salvos jajaaj.
En las fotos se ven las hermosas margaritas que aprendí a hacerme en las uñas, gracias a Natalia de Uñas Rio Mas; y el colgando de corazon que me regalaron.

Hoy hacemos una merienda en casa para celebrar con familia y amigos; en unos dias -según los horarios, el descanso lo permitan- lo compartiré por acá.