viernes, 6 de junio de 2014

DiariosdeViaje: Victoria&Albert Museum

Mientras espero la llegada de mi hijo (y que se me habiliten más vidas en el candy crush saga, como objetivo más cercano) me dieron ganas de ver fotos; me puse a ver los albumes del Facebook (mirando de reojo el relojito del candy crush saga) y me encontré con fotos que saqué en Londres en abril de 2013.

Hubo una semana que hice vida de esposa mantenida en Londres, en un hotel, o sea, no hice nada jaajja
Como se dio la cosa? El Sr. Marido viajo por trabajo y estuvo alojado en el centro de Londres, cuando siempre supo hacerlo en las afueras. Esta vez, la poca disponibilidad de habitaciones en Guilford fue un verdadero golpe de suerte, ya que me permitio colarme en el viaje y de incognito andar paseando unos dias por alla.
De a poco voy a ir subiendo estas fotos, vaya uno a saber cuando terminaré, pero hoy voy con las que saqué en el Victoria &Albert Museum. Se imaginaran en honor a quienes el nombre, pero quizas no se imaginen cual es su contenido. Yo tampoco me lo imaginaba, y la verdad es que no hizo mas que sorprenderme. Me llevó toda mañana recorrerlo, y aun así, creo que privé a varias salas de mi presencia. Como el resto de los museos que supe recorrer en el 2011, se le puede aplicar el calificativo "cocolichoso" por la cantidad de temas que abarca; sólo que a diferencia de sus pares en Escocia y en concordancia con sus pares londineses hay que agregarle un "enormemente" antes del cocolichozo. Habia de todo y en cantidades industriales; aunque debemos destacar una orientacion hacia el arte y diseño.

Seleccione fotos de algunos articulos antiguos, que me fascinan; de las instalaciones (se verá el patio central y unos de los cafes interiores); pero le voy a dedicar mas espacio a la coleccion textil. Esta cuenta con prendas de los diferentes periodos de la historia hasta la actualidad, prendas donadas por miembros de la realeza, asi como de grandes diseñadores. Se puede pasar desde Sensatez y Sentimientos hasta un grupete noventoso (que para mi habría que prender fuego). 
Menciones especiales a un conjunto de Dior (el rojo, obviamente) y a un vestido de Lanvin; que despertaron mis instintos delictivos - o dicho en argentino: me los queria chorear -.
Por el medio estoy yo, sin panza, con mi remera de Gap, mi short de jean y la mochila gigante que me acompañó todo ese larguísimo día de museos y tiendas departamentales.

Que prenda te robarías vos?