viernes, 10 de julio de 2015

Diario de viajes: Meatpacking District


Hablemos del Meatpacking District. O de la noche que quisimos estar en la lista.

Nueva York. Sabado. Verano. Matrimonio de vacaciones. Y salimos a ver como los neoyorquinos son enviados al final de la fila por no conocer a un públicas del boliche, y no tienen ningún problema en quedarse ahí esperando hasta que se les hace la hora de desayunar y volver a casa.

Me pareció súper apropiado recordar esto considerando mi situación actual: Buenos Aires, viernes con trabajo, invierno, pero sobre todo MATRIMONIO CON HIJO, lo cual implica una práctica anulacion del Estado vacacional.

Me dio la sensación de que es la misma no-noche de joda, ellos parados en la puerta del boliche, nosotros en casa tratando de dormir al nene. Debo agracader que al menos estoy en pijama y no me re-contra arreglé al divino botón.

En su momento eso hicimos, nos arreglamos y salimos. Siempre supimos que no teníamos mucha chance, pero igual lo intentamos. La única diferencia fue que cuando nos mandaron al final de la fila, nos les reímos en la cara y nos fuimos a hacer lo que más nos gusta, sacar fotos. 

Nos encontramos con una zona Portuaria canchera, reacondicionada para salir a tomar algo y locales de primeras marcas.

Este es el resultado de nuestro paseo, claramente mucho más lindo que quedarse parado esperando (me indignó que se quedan esperando para no entrar... No se si se nota....)