miércoles, 28 de mayo de 2014

DiariosdeViaje: FujiSama

La aventura del trasnporte publico en Japón.

Estando tan en boga el tema de los trenes en Buenos Aires, no puedo evitar recordar el placer que me provocaba usar el transporte público en Japón. Independientemente de lo malo que es nuestro transporte público, hay que aclarar que el transporte público en Japón es conocido por ser uno de los mejores del mundo. Con lo cual, si bien hay casos peores que el nuestro, estaríamos comparando al Real Madrid (flamante ganador de la Champions League) con el Club Social y Deportivo Defensa y Justicia.

Hay otro elemento determinante de mi felicidad en esos trenes, que es su limpieza. Cosa que aquí no se da, y que nos la debemos pura y exclusivamente a nosotros.

Sin embargo, hoy no me ocupa una columna de opinión negativista a lo Canal 26, sino contarles como desde el centro de Tokyo, tomando 3 trenes diferentes, llegamos al pueblito japones que alberga al Monte Fuji.


Como turista uno tiene la posibilidad de comprar (fuera de Japón) un pase de trenes de la linea JR. Este pase es de la red mas importante de trenes (que se transforman en subtes al entrar a la metropolis) y se puede adquirir por 7, 14 o 21 dias; asi como tambien la cantidad de pases que se necesiten para cubrir el viaje; es decir dos pases de 21 si te vas un mes y medio. A Q U I se pueden consultar las oficinas donde comprarlo.

Con este pase, adquirido antes de salir y validado ni bien llegamos a Tokyo en el aeropuerto de Narita (que dicho sea de paso, fue uno de los momentos mas felices de mi vida, ya que interactué por primera vez con una japonesa hablando en japonés); nos acercamos a la Estación de Tokyo para consultar como llegar al Monte Fuji usando el pase.

Nos informaron que debíamos tomarnos un tren hasta la ciudad de Otsuki, de ahí otro tren hasta Kawaguchico, donde nos tomaríamos un último tren hasta el pie del monte. Vieron? toda una aventura.

Nos tomamos el primer tren y llegamos a un pueblito minimo; este pueblito se llamaba Otsuki, y para dar una idea de lo poco turistico de su ubicación, les cuento que los baños de la estación eran los tradicionales japoneses -no muy poco tienen que ver con los nuestros-.
Esperando el siguiente tren, advertí que el nombre del pueblo era Luna Grande (Oo = grande; Tsuki = luna) porque seguramente en lo bajo de las construcciones del pueblo la luna se vería gigante.

Desde ahi nos tomamos un tren hasta Kawaguchico, y de ahi el tren con caritas de caritas de Monte Fuji hasta llegar al FujiSama. Nos toco un día de llovizna, eso no impidió que recorrieramos el pueblito y subieramos algo del monte pero si hizo más dificil que lo pudieramos ver como parte del paisaje. El monte se caracteriza por su cima en forma de espatula.

A la vuelta no tuvimos tanta suerte. Optamos por tomar un micro, ya que teniamos miedo de llegar muy tarde a Tokyo si nos disponíamos a tomar nuevamente tres trenes. Sin embargo, terminamos llegando tardísimo debido a un embotellamiento en zona de Shinjuku, donde debíamos bajarnos.
Una vez ahí, volvimos a la querida red de subtes y volvimos al hotel!

Ahora, fotos!
atención a la primera... Aldu sin panza!! con mi amada musculosa de Maria Cher :)