sábado, 22 de marzo de 2014

DiariosdeViaje: El Fortin de San Rosa

Se nos va el calor y no puedo evitar reflexionar respecto a como lo sufri este verano. Confieso que la he pasado mal. Sin embargo, siendo fiel a mi optimismo y a mi credo de tratar de buscar lo positivo en las cosas, me recuerdo que combati ese calor con unos lindos dias de playa en Uruguay.
Siempre quise conocer las playas uruguayas, era una fantasia agarrar el auto e ir para allá, todos decian que era una pavada; que no era tanto viaje; pero siempre lo posponíamos por motivos diversos hasta que en la tarde del 25 de diciembre (si, cuando todos estaban atacando una porción de pan dulce) nos subimos al auto y nos fuimos.

Nos hospedamos en la Hosteria El Fortín de Santa Rosa.
Para ser honesta, como estaba casi todo ocupado, habiendo elegido Atlantida como nuestro destino, levemente nos fuimos corriendo de una ciudad a otra y terminamos en esta pequeña localidad con historia extraña casi sin darnos cuenta. Para dar una idea de mi confusión, con mis toques característicos de cuelgue, me fui diciendo que nos alojabamos en Piriapolis.



Cualquiera diria que el nombre proviene de alguna reminiscencia religiosa; en cambio, el nombre de este pueblo deriva de un buque llamado Santa Rosa que paraba en estas orillas para descargar cargamento de contrabando antes de llegar al puerto de Montevideo.

Posteriormente una familia local construyo su casa, la que posteriormente fue vendida para hacer la hosteria, que posteriormente paso a ser explotada por un muy amable matrimonio argentino-uruguayo que te hace sentir como en casa.

La hosteria tiene un estilo colonial y esta lleno de cosas antiguas. Aquellos que conocen la casa de mi mamá, sabrán que me sentí más en casa que nunca nadie jamás.
La mayoría de las antiguedades pertenecían a la familia de quienes trabajaban la hosteria, incluso las suites estan integramente amobladas por los juegos de dormitorio de aquellos con cuyos nombres fueron bautizadas.
Además, la explotación respeta normas ecológicas; por ejemplo, el agua se calienta por paneles solares; que también dan energía para la iluminación del lugar.

Dejo para otro día las fotos de las playas que recorrimos y de algunas de las comidas; por ahora cierro recomendando el lugar para el que quiera unos dias de tranquilidad y sol.

Buen finde!