jueves, 12 de diciembre de 2013

YoMama: El primer antojo

El primer, y hasta ahora unico antojo con la fuerza de tal, fue un sandwich de miga.

Foto Internet
Esperando para entrar a mi sesión de terapia, leí un cartel que decía "Fabrica de tortas. Sandwichs" y en ese preciso instante me imaginé un sandwichito de miga, esponjozo, con esa mezcla de manteca y mayonesa, luciendo tal y como lo hacen en las fotos de las panaderías; y sin siquiera pensarlo, fuí a por el.

Y así como fuí, volví; ya que el simpático vendedor de ELENA bajo pretexto de "vender solo en cantidad y bajo pedido" me negó mi sandwichito.

Fea la actitud.


Ese viernes, trasncurrido hace un par de meses, cuando mateníamos en secreto al pequeño Vicente, tuvimos que encontrarnos con Marce en la clínica porque yo no me sentía del todo bien. Por eso, una vez que salía de terapia y me dirigía a encontrarme con Marce le conté de mi desgracia, quien prometió que me iba a conseguir un sandwich de miga para comer.

Ni bien salimos de la clinica me dice "te compro una coca, y te comés el sandwich de miga", y ahí nomás sacó un paquetito de la mochila con mi primer antojo. Había hecho una parada técnica para comprarme un par de triples de jamón y queso.
Como una verdadera desquiciada, me senté en el umbral de un edificio y me dediqué de devorar mi presa; que de repente era lo más rico que había comido en mi vida.

Hoy, en casi mi cuarto mes de embarazo puedo decir que un antojo es un deseo irrefrenable de comer algo; es el momento en que uno siente el gusto de aquello que quiere comer y siente que se le escapa de la boca, por lo que necesita YA conseguirlo.
No he tenido antojos tan intensos como este con posterioridad; aunque si me han agarrado ganitas de comer una chocotorta o pastas. A las que siempre el Sr. Marido Marce ha tenido respuesta :)