viernes, 11 de octubre de 2013

Lucimos: Look vintage para la cena aniversario.

En virtud de varias de las publicaciones que anduve haciendo hace unas semanas, habrán advertido que el 22 de septiembre fue el primer aniversario de mi boda con el Sr. Marido Marce. Y como somos una pareja que nos gusta arreglarnos y celebrar, no podíamos quedarnos en casa pidiendo una pizza; sino que nos tiramos el armario encima y salimos a cenar.
Estábamos así de mononos.


El Sr. Marido luce: un traje azul y una camisa a rayas de Charles Tyrwhitt. Sus accesorios son un cinturon haciendo juego con los zapatos marca Cacharel y un pañuelo, toda vez que ha prescindido de corbata.

Aldu luce: un vestido comprado en una feria americana de Belfast. Debo confesar que cuando lo compré (en el viaje del 2011) me quedaba un poquito mas holgadito, se ve que los años no vinieron solos... Estoy usando unos zapatos bajos de Perugia, un tapado negro de Mango y una mini cartera de Michael Kors, que creo que no es necesario aclarar que vino de Nueva York. Usé también unos aros Swarovski y un reloj Anne Klein. Me peiné con raya al costado y una trenza, como usé en la ceremonia por civil, y me puse el mismo aplique. 

Por último, se ven nuestras alianzas, que como dice el Sr. Marido "son de caramelo", ya que imitan la forma de esos dulces navideños ondulados rojos y blancos.

Como también podría resultar una obviedad, el lugar elegido para la cena fue el Restaurant del Jardín Japonés.
Es uno de mis lugares favoritos de la ciudad, fui miles de veces con el Sr. Marido y con amigos a recorrer el parque, hasta que un día nos animamos con unas amigas a ir a cenar. Desde ese día siempre es una opción para las ocasiones especiales.
Tiene una carta muy completa de platos japones, quizás con algunas modificaciones o adaptaciones mínimas para acercarlos al paladar local. La carta tiene platos de pollo, cerdo, carne y verduras; y tiene sushi, piezas japonesas y piezas norteamericanas como el California Roll. De todas maneras, siempre que voy y veo que en casi todas las mesas se pide sushi, pienso es que un despropósito tener una carta tan variada y tan bien lograda. Casi que tengo ganas de ir elegiendole la comida a las personas de las otras mesas al grito de "en Japón el sushi es como un sandwichito de miga!!!"
Aclarando este último punto, les cuento que en Japón el sushi se vende en bandejitas en los supermercados y que en la dieta, o las costumbres japoneses viene a ocupar el lugar del querido sandwichito de miga que nos salva en un cumpleaños multitudinario. Las piezas por lo general son vegetarianas o a lo sumo se consigue sashimi de salmon. El consumo de sushi y las piezas a las que estamos acostumbradas acá vienen de Estados Unidos. El sushi se tomó como una comida más "fashion" en los años noventas cuando numerosas delegaciones de japoneses viajaban a los Estados Unidos por negocios, a quienes se les servía sushi en las comidas. Entonces se asoció negocios, dinero con sushi.

Pero volviendo a mi querido Jardín Japonés, les dejo unas fotos de nuestra cena a continuación. 
Buen provecho!