miércoles, 3 de julio de 2013

DiariosdeViaje: Día de Playa en Brighton

Día de Playa en Gran Bretaña!

Cuando armamos el viaje, hace ya casi dos años, tuvimos en cuenta lo mucho que me gusta el mar. Así, organizamos pasar un día en alguna localidad costera cercana a Londres. Obviamente, que estando en una isla las localidades costares sobraban, por eso estuvimos averiguando a dónde iban los ingleses a veranear. Nos encontramos con Brighton, una ciudad hermosa.
Era muchisimo más grande de lo que nosotros imaginábamos, lo que no fue la única sorpresa.

En primer lugar el mar no tenia arena. El agua iba y venía sobre unas piedras bastante grandecitas.
Por otro lado, nos imaginabamos metiendo los piecitos en el agua; cosa que no pasó, por que la temperatura no era precisamente la que tendriamos aca en febrero, sino mucho mas fría.
También nos llamó la atención el muelle de Brighton (Brighton Pier), pensabamos que nos ibamos a encontrar con un club de pescadores, como bien hay en Mar del Plata, pero nos encontramos con una sala llena de tragamonedas. Sin embargo, al final del muelle y casi sobre el mar había un restaurant hermoso. Se llamaba Palm Court y servía, obviamente los tradicionales "Fish and Chips".
Debido a mis habituales problemas con los "Fish", comí un plato de pollo; pero mi Sr. Marido se dió un festín.

El lugar tenía un hermoso paseo costero. Eran bellísimos los faroles, las paradas de colectivo; pero lo más hermoso de todo era un glorieta que estaba ubicada justo en frente del hotel.

El hotel era precioso! Ubicado sobre la avenida costanera, frente al mar. La habitación tenía muchísima luz, ya que tenía ventanas en los de las paredes, que andas dana al mar. Era la habitación nupcial (baticiño del conserje??) y estaba ubicada en el último piso.

Encontrándonos en los últimos días del viaje, nuestra vida fue mucho mas realajda. Caminamos por el mar, visitamos el muelle, cenamos y volvimos al hotel.
Al día siguiente nos levantamos super temprano porque teníamos que tomar el tren a Londres, pero antes bajamos a desayunar.
Estas sillitas que se ven en la foto son del barcito en el que desayunamos, que más que barcito era un puesto gigante de bebidas y dulces. Compramos uno chocolate caliente, un té y unas porciones de torta y nos sentamos a desayunar mirando el mar. No fuimos los únicos con la misma idea, muchas parejas, muchas mascotas nos acompañaron y nos despidieron en nuestro día en Brighton.