martes, 18 de junio de 2013

Lucimos: Objetos en la cabeza

Me encantan los objetos para el cabeza.
Eso deriva en una basta colección de hebillas, broches y vinchas con los que trato de controlar mi indomable cabellera; generalmente son estas últimas las que me acompañan a diario, ya que son una sencillísima forma de sacarme el pelo de la cara, como verán en la primer foto.
También tengo algunos gorros, que suelo usar cuando hace mucho, mucho frío, como estos días.
mates en el Camping Cascallares
Sin embargo, mi intención es confesar una particular costumbre que tengo cuando estoy de viaje.  Costumbre que mi Sr. Marido odia pero no tiene manera de evitar.
Estas es: probarme cualquier gorro, sombrero o articulo que sea para la cabeza.
El temita empezó en Edimburgo.
En los Diarios de Viaje estoy relatando nuestras andanzas por Gran Bretaña y la República de Irlanda, pero hay algo que no comenté y que vale la pena decir ahora: Escocia fue lo más frío del viaje. En razón de esto tanto en Glasgow como en Edimburgo vimos que se vendían articulos de abrigo para casi todas las partes del cuerpo: medias de lana, polainas, guantes, y obviamente, gorros y sombreros.
Hasta ahí, no estoy hablando de nada sorprendente ... nada sorprendente hasta que encontré un gorro con orejeras con forma de foca. No pude resistir la tentación de ponermelo.

No contenta con mi gorro de foquita, meses más tarde visitando Colonia del Sacramento y fiel al clima mucho mas cálido encontré unas orejeras (esta vez sin gorro) con forma de Kitty. Mi perdida absoluta y una enorme felicidad al calzarmelas en la cabeza. Creo que se nota en la foto, no?

Por último (hasta la fecha, es obvio que pienso seguir atacando puestos de sombreros), una foto de abril de este año probandome un gorro de policia de Londres de juguete. Lo más gracioso de todo, es que me lo puse arriba de un gorro peludo, bastante fulero pero abrigado, que supe comprar horas más temprano en Topshop.

Obviamente, mi Sr. Marido no solo no me dejó comprar nada de lo que me probé; sino que el único articulo comprado (el gorro) tuvo la fortuna de presentarse ante mí sin que mi Sr. Marido estuviera cerca.
De todas maneras, le agradezco mucho las fotos!! :)


de paseo por Edimburgo
de feria en Colonia del Sacramento
en el Barrio Chino de Londres