lunes, 24 de junio de 2013

Comimos: Empanadas Norteñas para el Día del Padre

Tomándome la costumbre de escribir sobre alimentos (decir sobre comida queda muy de gordita), este lunes voy comentarles como recibimos a mi papá en mi casa para el Día del Padre.

Usualmente, para este tipo de "días", día de la madre, día del niño, ya ya ya, nos juntamos en casa de mis papas a almorzar. Esta vez fue distinto porque mi papas iban a estar todo el día ocupados y caerles para almorzar o cenar era como ir a destiempo.
Consecuencia, mi casa se convirtió en el centro de operaciones para el festejo.


En primer lugar, preparé empandas norteñas de la siguiente manera:
Puse a hervir una papa mediana cortada en cubitos (más chiquitos que los de la foto, mi Sr. Marido, el chef experto me los hizo volver a cortar una vez hervidos! que tupé!) y los puse a hervir junto a un huevo.
Mientras, corte 250gr de ojo de bife también en cubitos, junto a una cebolla pequeña y una cantidad similar de cebolla de verdeo.
Calenté una sarten, doré las cebollas, sellé la carne, agregué los cubitos de papa y el huevo duro picado finito.
Después condimenté con aji triturado, comino, sal y pimienta.
Por último, y 5 minutos antes de apagar la hornalla, agregué la cebolla de verdeo.
El resto es historia conocida: tapas de empanadas, repulgue y al horno fuerte por 20 minutos aproximadamente. El "aproximadamente" depende del horno en el que se cocina, el mío es fortísimo.
La receta alcanza para una docena de empanadas, y quizás una o dos más; a mi me salieron 14.

Pero esto no era todo.
Como familia somos unos grandes admiradores de la "picada del domingo", la que generalmente secunda a una mañana con Turismo Carretera. Siendo mi papá el líder de esta corriente, no podía faltar en los festejos por su día. En este caso fue mi hermano el que pasó por la casa de mi mamá y trajo todo lo que ellos habían preparado, y entre todos armamos la mesa: Quesitos, salame, jamones, pickles, un preparado de roquefort y queso crema que me encanta. También colaboré con unos bocaditos de salchicha, muy fáciles de hacer: se hierve la salchica, se la envuelve con una tapa de empanadas, se corta en rodajitas y se cocinan 10 minutos al horno fuerte.

Por último, el postre que evidencia otra de nuestras pasiones. No hay crudo invierno que pueda con nuestro gusto por el helado. 
Masas y algo para brindar! Felíz Día!!