domingo, 26 de mayo de 2013

DiariosdeViaje: los honores de Escocia - Edinburgh International Festival, Princes Street Gardens & Walter Scott Memorial.

llegamos a Edimburgo. 
acá la pifiamos peor que en Glasgow. 
no sólo creímos que la estación del tren estaba a pocas cuadras del hotel (cosa que no era así) sino que encima era la calle equivocada la que creíamos que estaba cerca (esas que tienen el mismo nombre pero una es ROAD y la otra STREET). así, caminamos como condenados hasta el hotel cargando nuestras valijas, que para todo esto ya venían bastante cargaditas.


Edimburgo es una cuidad preciosa, seguramente una de las más lindas que vimos en el viaje, pero con una detalle que no vimos en ninguna hasta el momento. es una ciudad dividida al medio. saliendo de la estación Waverly de tren, a la izquierda tenemos la ciudad vieja, y a la derecha, la ciudad nueva.

en la ciudad vieja tenemos el castillo de Edimburgo y el Palacio Holyrood unidos por la Royal Mile; mientras que la ciudad nueva contiene las tiendas comerciales, los primeros hoteles de la ciudad y una cuadricula perfecta como no hemos encontrado en otra ciudad. 

la ciudad ofrece unas hermosas vistas aéreas, por estar construida en altura, así como también posee unos hermosos parques.

el que más me gusto es el Princes Street Gardens, éste acompaña a la Royal Mille, o calle real en su recorrido hasta el castillo de Edimburgo.
se merece ser destacado el Walter Scott Memorial, autor muy famoso escoses, homenajeado en una hermosa construcción en los jardines junto a su perro.

si bien en toda Gran Bretaña existe una devoción "canina", lo cierto es que los escoses llevan la delantera. no sólo tenemos este monumento, sino que más cerca del Castillo de Edimburgo se puede encontrar un momento de Bobby, el perro más fiel del mundo. 
les dejo este link para que conozcan la historia: http://www.edimburgo.com/greyfriars-bobby

una de las sorpresas que nos encontramos al llegar fue que se estaba llevando a cabo el Festival de Edimburgo.

la verdad, bastante ignorantes nosotros, no teníamos mucha idea de lo que esto era, por lo que no dudamos un segundo en meternos a a averiguar. 
nos encontramos con que la ciudad se vestía de teatro; miles y miles de artistas callejeros ofrecían cualquier cantidad de espectáculos para ver.
los principales era obras de Stand Up, miles y miles de salas, miles y miles de obras.

lamentablemente, no nos animamos a ir a ninguna. hay una razón. los escoses tienen el acento más difícil de las dos islas, y con honestidad, estábamos seguros de que no íbamos a entender una sola palabra!!!
por esto, solo disfrutamos de los espectáculos callejeros, y nos volvimos al hotel a descansar porque este 14 de agosto de 2011 había sido un día muy largo.






Castillo de Edimburgo
Walter Scott Memorial