lunes, 6 de agosto de 2012

DiariodeViaje: otro país verde - Belfast

no habíamos terminado de tomarle el gustito a Dublin que salimos para Belfast.
caminamos hasta la estación de tren (en esta ciudad esta todo muy cerca!) y salimos.

aprovechamos el viaje para bajar las fotos a la pc, leer un rato y mirar ovejas, las muchas ovejas que había en el camino.
para todo esto, todo seguía siendo verde.

llegamos a Belfast, bus hasta el hotel y a buscar rapidito que podíamos hacer porque sólo ibamos a estar un día.

 el hotel era muy lindo, tenía set de té (como todos! que alegría me daba encontrarlos al entrar) y la cama era comodísima. en la tele gigante sonaba U2 todo el día, llegamos a darnos cuenta de que era el mismo recital que terminaba y empezaba una y otra vez.

acomodaditos ya, salimos a caminar.
Belfast es una ciudad chica en comparación a las que estuvimos visitando, pero aún así tenía cosas para visitar. El City Hall, con la queridísima Reina Victoria; la Catedral de Santa Ana y su propia Iglesia de San Patricio (no nos olvidemos que al final de cuentas en Irlanda del Norte por mas libras que usen, también son irlandeses).
después de hacer las visitas obligadas, empezamos a diambular por ahí, y con esto llegó el shopping. no es que no haya comprado nada hsta ahora, ya traíamos encima un vestidito (ganga mal), unas remeras para Marce y una camperita de París; pero en Belfast nos animamos a un poquito más y nos metimos en casas de antigüedades y ferias americanas.
Resultado: me compre un vestido y una cartera preciosos a re buen precio!
continuamos la tarde caminando y empezamos a sentir que nuestro cuerpo se iba acostumbrando a los horarios de Gran Bretaña cuando nos dimos cuenta que teniamos ganas de cenar a las 19hs.
en todas las cuidades que visitamos se acostumbra a cenar a las 19hs, incluso antes, y ya cerca de las 21hs todas las cocinas de casi todos los restaurants cierran y solo se pueden pedir bebidas.

fue trabajoso para nosotros cambiar una cena a las 22hs o más por una cena a las 19hs. podemos decir que ni tenía hambre a la hora de cenar ni teníamos nada que cenar cuando teníamos hambre.

asi las cosas, elegimos para cenar un lugar en el centro que resultó ser propiedad de un cocinero estrella de la zona, se llamaba Deane´s Deli. la cena fue preciosa, no sólo por la comida, con una presentación super prolija y riquísima, si no por el momento, faltaba poco para mi cumpleaños y estuvimos ahí, con una banda en vivo, cenando juntitos.

terminada la cena, fuimos al hotel, a seguir escuchando U2 (ver párrafo 5to) y a preparar las cosas para volver a Dublin.

pero antes de cerrar el día de hoy, quiero agregar la foto que esta a la izquierda. es el Belfast Market. ya era la mañana del 7 de agosto, ibamos con nuestras valijas caminando a la estacion y lo ví. pobre mi Marce se tuvo que quedar con ellas mientras yo lo recorría.
pero valió la pena, cada vez que tomamos el té de cerezas que compré ahí nos convencemos de ello.